Se realizó la primera capacitación destinada a productores hortícolas del programa Cambio Rural                 

Gacetilla 047
Córdoba, 11 de marzo de 2019

El día sábado 9 de marzo se realizó en el Mercado de Abasto de Córdoba el primer Curso de Capacitación para productores hortícolas de la provincia, destinado a grupos que integran el programa de Cambio Rural. La jornada fue organizada por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Asociación de Productores Hortícolas de Córdoba (Aproduco). Además, contó con el apoyo del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la provincia.

Asistieron 8 grupos de Cambio Rural, 6 de ellos pertenecientes al cinturón verde local, uno al cordón frutihortícola de Jesús María y otro al de Villa María. Alrededor de 90 productores estuvieron en la capacitación que dio inicio a un ciclo de encuentros que se producirá en el transcurso de 2019 y 2020.

Portada-Gacetilla-047

Diversas autoridades e ingenieros agrónomos de las Agencias de Extensión Rural (AER) de INTA Córdoba dijeron presente en la jornada, junto a promotores y asesores del programa Cambio Rural que se desarrolla en la provincia. Alejandro Benítez, jefe de la AER Córdoba, fue quien coordinó el encuentro. Pablo Mazzini, asistente Regional de Extensión de Cambio Rural, Erik Buxmann, de AER INTA Río Primero y Javier Molina, de AER Río Tercero, expusieron durante la mañana. También asistieron Luis Eduardo Lanfranconi, Jefe de la Agencia de Extensión Rural de Río Primero y Héctor Fontán, director de Ferias y Mercados perteneciente a la Municipalidad de Córdoba. Además, disertaron Hernán Cottura y Diego Arnedo, ingenieros agrónomos de Aproduco. Gonzalo Jerez, técnico de la Asociación, fue parte de la jornada.

Durante la apertura, el presidente de Aproduco, Juan Perlo, agradeció a los productores por “invertir su tiempo en capacitarse” y también a los integrantes del INTA por hacerse presente en el Mercado de Abasto. “Hace muchos años que venimos trabajando con el INTA, pero ahora hemos aceitado el funcionamiento de los grupos de Cambio Rural para trabajar muy fuerte sobre reconversión tecnológica, que es lo que va a sacar adelante al productor. El objetivo es reducir la superficie sembrada, aplicar mayor tecnología y achicar los costos para vender a mejor precio. No queremos que sigan desapareciendo productores en el cinturón verde”, declaró Perlo.

Luego fue el turno de Pablo Mazzini, quien explicó a los productores el origen de Cambio Rural y cuáles son sus objetivos actuales. Según Mazzini, este programa fue una política de Estado que surgió en el año 1993, cuando el INTA visualizaba la necesidad de transformar el paradigma productivo, incorporando técnicas como la Siembra Directa y optimizando el uso del agua, entre otros puntos. Esta herramienta de trabajo grupal se transformó y diez años después nació Cambio Rural II, que tuvo como objetivo agregar valor a la mercadería de horticultores y fruticultores cordobeses. Actualmente el programa vuelve a atravesar un “cambio de paradigma” que exige a los productores reconvertir sus quintas incorporando tecnología para permanecer y desarrollarse en la actividad.

“Creo que el que no entienda que tenemos que hacer un cambio desde lo productivo está en un serio riesgo de desaparecer. Incorporar tecnología es imprescindible. También tenemos que avanzar hacia la calidad del producto, el tratamiento de los residuos y un mejor manejo del suelo que hemos trabajado estos años. Por razones productivas, sociales y ambientales, vamos a tener que cambiar hábitos, aprender cosas”, expresó Mazzini.

Posteriormente, el agente de Extensión Rural de Río Tercero, Javier Molina, procedió a explicar el funcionamiento de los grupos de Cambio Rural. Su dinámica, sus características, su plan de trabajo y los objetivos a corto y mediano plazo. “Los grupos de Cambio Rural trabajan como un sistema, donde cada uno de los productores funciona para un todo. Pero para eso tenemos que tener un horizonte, un objetivo común. Tenemos que saber qué pretendemos con este grupo”, reflexionó Molina.

Promediando la mañana, el ingeniero agrónomo Erik Buxmann presentó un relevamiento que realizó durante 2018 sobre la producción hortícola en el departamento de Río Primero, en el cuál dio cuenta de los problemas en la salud del suelo que generaron “limitantes” en la producción de la zona. El diagnóstico planteado por el ingeniero sugiere la incorporación de rotaciones de cultivos y la utilización de enmiendas y fertilizantes para recuperar la sustentabilidad del suelo y, por ende, la riqueza productiva. Pero además Buxmann resaltó la importancia de realizar riego por goteo para el aprovechamiento de los recursos, maximizando su utilización mediante un sistema intensivo y localizado. “Debemos mejorar nuestro sistema hortícola utilizando la tecnología disponible”, afirmó.

A continuación disertó Diego Arnedo, ingeniero agrónomo y técnico de Aproduco, quien centró su charla en la potencialidad de realizar fertirriego (técnica que se basa en la aplicación simultánea de agua y fertilizante a través del riego por goteo). “Estoy viendo que en la horticultura de Córdoba se viene un cambio fundamental. Hoy hay escasez de mano de obra y al mismo tiempo hay que competir con verdura de calidad que viene de Mendoza o La Plata. La cantidad de productores se ha reducido muchísimo en los últimos años. El cambio de paradigma para enfrentar esta situación será muy grande”, dijo en relación a la necesidad de incorporar tecnologías de este tipo.

Entre las ventajas de la fertirrigación, Arnedo destacó la mejora en la localización de los nutrientes en las raíces, la reducción del potencial de contaminación (vinculado a la aplicación de Buenas Prácticas Agrícolas), el incremento de rendimientos y la calidad y uniformidad de la mercadería producida. Por otro lado, entre sus desventajas mencionó una mayor necesidad de conocimiento y el alto costo de inversión inicial. Aunque, por otro lado, objetó que “es una práctica sencilla que sólo requiere saber algunas cosas esenciales” y que los costos iniciales “se amortizan rápidamente”.

Ver fotos aquí  btn-enlace

También compartió una reflexión el director de Ferias y Mercados, Héctor Fontán, quien afirmó que “todo espacio que permita tener nueva información o consolidar el concepto de Buenas Prácticas Agrícolas es útil, sobre todo para los productores del cinturón verde que realizan una actividad riesgosa por las cuestiones del clima y de mercado”.

Finalizando el encuentro, llegó la exposición del ingeniero agrónomo Hernán Cottura, también técnico de Aproduco. Cottura habló de las particularidades en la gestión de la empresa rural en una actividad como la horticultura. “La producción hortícola es mucho más que sembrar verduras. Producir es administrar, invertir, comercializar. Mejorar la gestión es volverse competitivo”, expresó.

“Ustedes están produciendo alimentos. Tienen una empresa y de esa manera tienen que tomar las decisiones”, les dijo Cottura a los presentes y destacó que la labor hortícola incorpora tareas como la preparación de la tierra, siembra y cosecha; pero también la compra de insumos, la contratación de mano de obra, el mantenimiento de infraestructura y la adquisición de maquinaria, factores que se relacionan al mismo tiempo con la obligación de cumplimentar con las Buenas Prácticas Agrícolas ya sea en el campo, el transporte y la comercialización. “Deben mejorar la gestión de los recursos para ser competitivos, para tener algo que los destaque y los haga sobresalir. Organizarse, especializarse,  diferenciarse, invertir. Quizás bajar la escala, pero ser más productivos. Lograr calidad con media sombra, antigranizo, riego por goteo”, afirmó el ingeniero.

Antes del cierre, productores y técnicos de INTA y Aproduco compartieron un almuerzo de camaradería en el que intercambiaron comentarios sobre la jornada y experiencias sobre el trabajo diario en el campo.

Juan Perlo se mostró satisfecho por los resultados de esta primera capacitación que profundizó algunas líneas de trabajo que viene llevando adelante Aproduco. “Estamos trabajando muy bien sobre la base de la reconversión tecnológica, mezclado con asociativismo y comercialización. Apuntando también a la capacitación en la gestión de la empresa rural, para que el productor entienda qué significa ser un empresario del sector”.

Además, informó que se realizó la entrega de un manual de Buenas Prácticas Agrícolas y un cuadernillo sobre aplicaciones de fitosanitarios con mochila, que incluye todas las especificaciones correspondientes a esta tarea. Ambos fueron financiados con dinero de la Asociación. También, agregó que conjuntamente con el Ministerio de Agricultura de Córdoba se hizo entrega de unos ‘stickers’ a los productores, los cuáles van a certificar su presencia en la capacitación, ya que la misma integrará la grilla de Buenas Prácticas que requiere la provincia para pagar los alicientes económicos a fin de año.

Descargar gacetilla btn-descarga

Ver más fotos aquí  btn-enlace

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone