Rubén Bautista Irahola: “Las Buenas Prácticas Agrícolas son lo mejor que nos está pasando a los productores”

El trabajo del productor hortícola es sacrificado, pero si se hace con empeño puede ofrecer muchas satisfacciones. Esto es lo que nos cuenta Rubén, un joven horticultor de la zona productiva de Río Primero, perteneciente al Cinturón Verde de Córdoba.  Él es oriundo de Bolivia, y a los 18 años llegó a nuestro país motivado para trabajar la tierra.

Durante la entrevista, Rubén nos contó que tanto la capacitación del productor como la tecnificación de la quinta son factores importantísimos para crecer en el rubro. Además, nos explicó el rol que ocupa la Asociación de Productores en su trabajo.

Portada

¿Cuándo empezaste a producir?

Yo siempre laburé en el campo, toda la vida. Nací en una familia productora donde además de verduras criábamos animales, como por ejemplo vacas, chanchos, cabritos, corderos. Cuando llegué acá tenía 18 años, me vine solo. Estuve trabajando una temporada en Villa Esquiú y después me fui a Montecristo. Al principio empecé como mediero, tenía un patrón que me daba un porcentaje de lo que vendía. Después de unos años me vine a la zona de Río Primero a alquilar, en estas hectáreas estoy hace un año y medio ya, voy rotando seguido.

¿Qué producís en tu quinta?

Acá tengo mucha verdura de hoja, son más o menos 20 artículos. Hay cuatro variedades de lechuga, acelga, remolacha, espinaca, puerro, verdeo, achicoria, rúcula. También tengo coliflor, repollo, repollo blanco, repollo morado, zapallito…

¿Trabajás algún producto fuerte?

Van rotando. Por ejemplo, la acelga es un producto fuerte, la lechuga también, pero hay momentos en que dejan de ser fuertes porque el precio no te ayuda, sumado a que no se está vendiendo mucho. A mí me gusta tener muchos artículos para poder sostenerme, porque al tener variedad de productos hay tres que sí o sí se venden. Esos te van salvando, con la plata que juntás podes volver a sembrar y a cultivar la tierra.

¿Cómo es un día de trabajo para vos?

Me levanto entre las 5 y las 6 de la mañana y vengo a la quinta a trabajar junto con mi señora. Tenemos que cortar la verdura, lavarla, atarla, cargarla y taparla. Cuando terminamos con todo esto, vuelvo al pueblo para bañarme y cambiarme en cinco minutos. A eso de las 11:30 estoy saliendo para el Mercado, ese trayecto lo hago solo. Allá vendo, y a eso de las nueve de la noche estoy llegando a mi casa. Recién ahí puedo hablar con mis hijos, llego justo para cenar y descansar un rato.

¿Y en qué momento hacés todas las tareas que requiere el campo?

Hay noches que no duermo, son jornadas en que por ejemplo prendo la bomba y me pongo a regar toda la noche. En esta quinta somos cuatro los que trabajamos, pero se ve mucha verdura porque le ponemos el lomo. Además, una pareja de medieros trabaja conmigo y con mi señora. Ellos hacen su parte y yo a cambio les doy un 40% de la venta.

          DSC_6783          DSC_6800          DSC_6787

¿Cómo están las ventas en el Mercado?

No se vende mucho. Por un lado hay bastante mercadería, y por el otro cayó el consumo. Además, los costos están muy caros, te pasan por encima. Si vos no pones mano de obra tuya y tenés que pagarle a un empleado, calculo que te fundís.

¿Qué cosas deberían pasar para que la situación de los productores hortícolas mejore?

Se tendría que consumir más verdura y se tendría que vender más. Es un problema de consumo lo que estamos teniendo, y eso es lo que más estamos sufriendo ahora. Lo que también nos perjudica es la verdura que entra de afuera, porque por ahí tenés un poco de precio y el puestero trae de afuera productos más baratos. Eso te mata.

¿Te parece necesaria la tecnificación?

Si, es muy buena. Hay cosas que todavía no implementé, pero me encantan y algún día las pienso hacer. Tengo el sueño de comprarme unas dos o tres hectáreas, techar todo y hacer riego por goteo. Uno de mis hijos quiere ser ingeniero agrónomo así que él va a llevar esa parte, ojalá que se dé.

¿Se aprende con las capacitaciones a campo que hacen los ingenieros agrónomos de la Asociación?

Si, con las charlas hemos aprendido muchas cosas. Nosotros siempre estamos dispuestos a escuchar, queremos aprender. Hernan Cottura, el ingeniero, es muy buena persona y te enseña todo. Lo demás es invento nuestro, truquitos propios que te ayudan a sostenerte.

¿La Asociación de Productores te ayuda en alguna gestión?

Sí, es muy útil. Hace poco que me incluí a este grupo (hace referencia al grupo de Cambio Rural, un espacio de encuentro entre productores e ingenieros donde INTA y Aproduco trabajan en conjunto de cara a una reconversión tecnológica en el sector hortícola), y vengo asistiendo a algunas reuniones. También estoy yendo a todas las charlas en el Mercado y son muy buenas, cada vez aprendés cosas mejores. Las Buenas Prácticas Agrícolas me sirvieron para ordenarme, conocer nuevos productos y aprender a aplicarlos. Es lo mejor que nos está pasando a nosotros los productores.Extra

Si tuvieras que darle un consejo a un productor que recién está por empezar, ¿cuál sería?

Mi consejo sería que empiece como mediero, para tener una quinta tenés que saber desde antes cómo funciona el campo.

Para vos, ¿qué significa ser productor hortícola? ¿qué es necesario para permanecer en la actividad?

Para mí ser productor es dejar una enseñanza a mis hijos para que sigan produciendo. Para permanecer es necesario ponerle voluntad, tener ganas de trabajar. Si sos joven y querés ser productor no te hace falta tener empleado, con el apoyo de la familia se puede. Yo nací en esto y me encanta, soy feliz haciendo este trabajo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone