Linder Soruco Romero: “Hay que observar cómo trabajábamos antes para notar la diferencia que estamos haciendo hoy”

Durante los últimos años, la producción de verduras y hortalizas fue evolucionando gracias a la profesionalización de los horticultores y al surgimiento de nuevas tecnologías para el campo.

Linder Soruco Romero es un productor que se independizó hace cuatro años, pero que trabajó como mediero gran parte de su vida. Pertenecer al sector hortícola por tanto tiempo le permitió observar los avances y evoluciones de esta actividad en cuanto a tecnificación de las quintas, calidad de la producción y profesionalización de los productores. Hoy elije seguir capacitándose e incorporando tecnología porque entiende que estas herramientas son indispensables para mejorar en su trabajo todos los días.

La Asociación de Productores se encarga de brindar a los horticultores un espacio de formación donde adquieran los conocimientos y las herramientas necesarias para producir más y mejor. Sobre esto, Linder sostiene que las capacitaciones mensuales que brinda Aproduco ayudan a los productores a ofrecer ideas nuevas y que siempre son bienvenidas en el sector.

Todo este trabajo de capacitación se articula con el importante rol de los ingenieros agrónomos. La Asociación ofrece a los horticultores la posibilidad de contar con una serie de profesionales que acompañan el trabajo en las quintas y ofrecen asesoramiento cuando el productor lo considere necesario. “Los ingenieros siempre apoyan nuestro trabajo y traen nuevas ideas que nos sirven para mejorar la producción o para capacitarnos a nosotros”, declara.

Respecto a la implementación de tecnología en la quinta que la Asociación recomienda, este productor considera que se trata de un paso necesario aunque conlleve una alta inversión. “Un invernadero tiene muchos beneficios, porque tenés una mejor calidad de cultivo, mejor ahorro de agua y menos trabajo en la quinta. Sé que la inversión es altísima y que en muchos casos es difícil incorporar esta herramienta, pero vale la pena porque te facilita el trabajo y te ahorra muchos gastos”.

cuerpoEste productor, que pudo instalar un invernadero en su establecimiento, sostiene además que “siempre hay mucha diferencia entre el producto que se obtiene a campo y el que se obtiene en invernadero. Es otra calidad, y se comercializa mejor en el mercado”. Ésta es una ventaja que marca la diferencia si tenemos en cuenta los criterios que tienen los verduleros a la hora de comprar en el mercado. Linder sostiene que como “el verdulero siempre busca la calidad, hay que pechar por eso”.

Más allá de que el panorama en el sector hortícola cordobés haya avanzado a pasos agigantados, aún queda mucho para seguir mejorando en el futuro. Éste productor sostiene que “hay que observar cómo trabajábamos antes para notar la diferencia que estamos haciendo hoy” pero que de todas formas “hay que seguir progresando en el tema de la producción”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone