Julio Cesar Rossi: “Me siento útil porque estoy produciendo comida”

Córdoba, 8 de mayo de 2018

Es uno de los primeros sábados del otoño. Aunque el frío no es intenso, el cielo se mantiene gris y amenaza con llover. Estamos en la tradicional quinta de los hermanos Rossi, ubicada en la zona de Villa Esquiú, perteneciente al Cinturón Verde cordobés. “Vivo acá desde que nací. Soy dueño de la quinta junto a mi hermano y mi hermana. Mi vida fue siempre trabajar en el campo y producir verdura”, cuenta Julio Cesar Rossi, nuestro entrevistado en esta oportunidad.

Juan-Carlos-Rossi---Portada

La quinta dispone de siete hectáreas, seis de las cuales se utilizan para producir todo tipo de verdura de hoja y hortalizas. “Dedicarse a la producción de una sola verdura no es rentable. Tratamos de hacer varias clases de verdura. Lechuga, acelga, remolacha, perejil, cebolla, puerro, espinaca de invierno y de verano”, enumera el productor mientras repasa con la mirada los cultivos de su campo.

El terreno pertenece a la familia Rossi desde hace más de medio siglo. Allí conviven Julio Cesar y su hermano, Juan Carlos, con quien comparte las tareas del campo. Ambos comercializan su mercadería en el Mercado de Abasto de Córdoba los días lunes, martes, jueves y viernes. “El día miércoles nos quedamos para adelantar lo que se va a atrasando, porque al ser pocas manos nos tenemos que quedar para sembrar, para escarpir la verdura, regarla, curarla”, cuenta.

¿Hace cuánto se dedica a la actividad?

Trabajo en esta actividad desde que tengo uso de razón.

¿Por qué se dedicó a esto?

Porque me gusta. Yo de chico fui peón de campo. A los 12, 13 años ya me dediqué al campo con mi padre, mi madre y mis hermanos. Tuve la posibilidad de estudiar electricidad automotriz y algunas otras cosas, pero no me gustaba. Me gustaba esto, el campo. Nunca me fui. Llevo 40 años como productor.

¿Cómo es un día suyo en la actividad?

Me levanto muy temprano. En verano a las cuatro y media, cinco de la mañana. Si es de noche, dejamos algo para preparar para el mercado. Se corta la espinaca de verano y se embolsa a la madrugada con luz corriente, cosa de ir adelantando ese trabajo. Y después cuando aclara vamos al campo.

Se termina la carga y a eso de las once y media de la mañana sale el camión para el mercado. Seguimos un rato más hasta las doce. Como algo y si tengo tiempo me tiro una horita de siesta. Y de ahí arranco de nuevo a la tarde, que se siembra o se pasa el rastra disco, se carpe, se cura la verdura o se riega, según el día. Así hasta la noche.

Ver más fotos aquí  btn-enlace

¿Qué es necesario para ser productor?

Primero y principal te tiene que gustar mucho. Si no te gusta mucho no le vas a encontrar la vuelta para hacer rendir a tu producción, que se te hagan fáciles los trabajos en el campo. Segundo el amor por este trabajo, a la quinta. Son muchas horas de trabajo. Si no te gusta, para mí no lo podés hacer. Es muy sacrificado.

Si tuviera que darle un consejo a un futuro productor, ¿qué le diría?

Que trabaje mucho y que le ponga todas las pilas, todas las ganas. Sino no le va a servir lo que invierta. El trabajo en la quinta tiene que ser desde temprano, porque por ejemplo en el verano los calores son fuertes y el trabajo no te rinde. Tanto sea en carpir la verdura, regarla, en cortarla para el Mercado. Tiene que ser bien tempranito por la mañana, porque si no después los calores son grandes y por más que esté regada la verdura tira a ‘achuzarse’ y no te rinde para cortarla. Es más engorroso trabajar cuando hace calor.

¿Cuáles son las ventajas de vender su propia mercadería en el Mercado?

Una de las ventajas es que la vendes directamente. No hay un intermediario que te vaya a sacar un porcentaje de la comercialización de la verdura. Es una rentabilidad más acorde al trabajo de uno. Si tenés que dársela a otra mano, te baja a vos el porcentaje de la ganancia para que el otro pueda vender también.

¿Es importante la tecnificación para el sector?

Es importante y creo que el sector va por buen camino. La malla antigranizo, por ejemplo. Yo tengo la experiencia del invierno pasado, del 18 de mayo, que acá fue desastrozo. Y algunos otros años en que ha caído piedra. A lo mejor no te salva un 100% pero te deja algo para seguir durante algunos días. En el mes de mayo de 2017 estuvimos 45 días sin ir al mercado por la piedra, por no haber tenido la malla antigranizo. Pero todo lo que se haga para tecnificar la producción, tanto las mallas o media sombras, riego por goteo o por aspersión, son cosas muy útiles.

Recientemente han podido colocar la malla en su campo…

Ahora colocamos la malla antigranizo hace tres meses. Por ahora no sabemos cómo responde (risas). Pero uno que está en esto sabe que a la larga es conveniente.

Ver más fotos aquí  btn-enlace

¿Por qué cree que se han ido disminuyendo la cantidad de productores en el Cinturón Verde de Córdoba?

Porque las ciudades se están extendiendo, se van agrandando cada vez más. Otra de las cosas es el agua para riego. Antes las zonas de Villa Retiro y Villa Esquiú eran muy productivas. Ahora desgraciadamente por más buena intención que haya de la gente que está manejando el agua para riego, no alcanza para hacer lo que se hacía antes porque se ha agrandado la ciudad. Y es una lástima que con la maquinaria y la tecnología que existe hoy no se haya hecho una obra hídrica para que esto se siga manteniendo.

¿Cómo ve el momento que atraviesan los productores hortícolas de Córdoba en general?

Según cómo lo veas. Yo conozco gente que está en esto y no le gusta, lo está haciendo y quizás las épocas buenas no las ven buenas. En cambio para mí, que esto me gusta, salvo la pedrada, todas las épocas son buenas.

¿Qué rol cumple la Asociación para Ud. como productor?

Tuvimos mucho apoyo con la instalación en el sistema de los pozos para riego que se hicieron en la zona (NdR: se refiere al sistema de perforación que abastece de agua para riego por goteo a los productores). Los pozos están hechos hace más o menos cinco años. A nosotros nos dieron todas las oportunidades en ese momento, pero como había mucha agua, no se le llevó el apunte.  Y ahora con la sequía nos dio el apuro a todos. Muchas veces te hace falta una necesidad para llevar adelante algo. Lo mismo la malla antigranizo, que llegó por proyectos que se han movido gracias a la Asociación. Nos han ayudado a reunir todos los datos que se necesitaban para llegar a tener esas mejoras.

¿Qué relación tiene con los ingenieros de la Asociación?

Nos brindan asesoramiento sobre la utilización de agroquímicios, por ejemplo. Cuando una planta está con alguna enfermedad en la quinta ellos vienen y te explican. Gracias a Dios bastante soluciones nos han dado. Cuando vemos una planta con alguna manchita ellos vienen, la controlan y te dicen: ‘bueno, ponele tal funguicida, tal insecticida’. Y gracias a eso tenemos mejores resultados.

¿Qué significa para usted ser productor hortícola?

Es una de las tantas cosas que se pueden hacer en la vida. Yo me noto conforme con lo que estoy haciendo. Me siento útil porque estoy produciendo comida y trato de hacerla siempre de la mejor manera posible. Gracias a Dios, hasta ahora, nunca me han tocado suspensiones por la detección de algún problema en los análisis que se le hace a la verdura. Lo hago a conciencia y lo hago para que salga bien. Es un modo de vida.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone