Fernando Cruz Llanos: “Así es la vida del quintero, feliz”

Recorriendo la zona productiva de Río Primero conocimos a Fernando, más conocido como “Nano”. Él llegó desde Bolivia con un propósito: trabajar la tierra unos meses, y ahorrar el dinero para poner su propio taller de carpintería en su país natal. Pero al regresar se dio cuenta de que el oficio del quintero lo había atrapado y decidió dedicarse de lleno al campo: “Directamente vendí todo y me volví”.

En sus lotes Nano produce verdura de hoja, y aunque reconoce que los costos de la tierra dificultan la rentabilidad de la actividad, se considera un productor apasionado de su trabajo: “No tendré plata, pero soy feliz”, nos cuenta.

Portada

¿Hace cuánto se dedicá a esto?

Desde el ’94. Yo allá en Bolivia era carpintero, soy carpintero. Justo estaba por independizarme, poner mi taller; tenía todas las metas pero no tenía las maquinas. Por cosas que pasan un tío me dijo “vamos a la Argentina, el campo es lindo”, entonces digo “voy, trabajo un año, vengo acá y me compro las maquinas”, esa era mi idea. Vine pensando que era lindo y a los tres meses ya no daba más de la cintura, yo nunca había estado agachado tanto tiempo porque la carpintería es diferente. Así que volví a Bolivia de nuevo a trabajar en la carpintería pero ya no me gustaba el ruido de las maquinas, me asfixiaba el galpón. Directamente vendí todo y volví de nuevo acá. Me gustó el campo, no salgo más de esto.

¿Alquila estas tierras?

Si, lo alquilo, ojalá fueran mías. Trabajadas tengo más o menos 8 hectáreas. Pero alquilo unas 12 hectáreas, 13 seguro.

¿Qué produce?

Nosotros hacemos normalmente todo lo que es hoja. Yo trabajo con lechuga manteca, criolla, lechuguin, lechuga repollada, remolacha, acelga. En el caso mío no puedo hacer papa porque es mucha inversión el tema de los abonos, la semilla, incluso se necesita más maquinaria. En cambio a esto yo lo hago manualmente, siembro a mano.

¿Dónde vende la mercadería?

En el Mercado de Abasto de Córdoba, ahí tengo un puestito hace 5 años. Como tengo varias hectáreas es mucha la producción, y el mercado te permite vender en cantidades.

¿En el mercado qué es mejor? ¿Tener mucha cantidad de mercadería o calidad?

Es importante la calidad, aunque a veces uno tiene que llevar lo que puede. Cuando empieza a helar la verdura se quema, y eso en el mercado no se vende. Hay una manta térmica que se pone para que la helada no arruine la producción, pero como están las ventas ahora no me da el cuero para comprarla. Si la helada me quema la verdura lo mismo la voy a tener que llevar al mercado para vender, aunque a menos precio.

¿Cómo está la venta hoy en el Mercado?

Lo que es la verdura de hoja no vale nada, todos se quejan porque no tiene precio la verdura, esta barata. Ahora en este tiempo tiene que helar. Al helar reduce la cantidad, y al reducir la cantidad entra menos al mercado y más vale.

¿Es importante tecnificar?

Si, es importante. Si yo tuviera todo tapado bajo invernadero sacaría el doble o triple de lo que tengo en las hectáreas de producción. Yo siembro todo a mano y para que sea una buena producción tengo que ralear, pero si tuviera invernadero compro plantines y el trabajo sería menor. El riego por goteo también es útil, prendo la bomba y solo se riega.

¿Cómo es un día suyo de producción?

Es lindo, a mí me gusta el campo. Me levanto más o menos a las 7:30, cuando está lindo el día dan ganas de levantarse. Me gusta venir a recorrer el campo, mirar, regar, hacer cosas. Ayer me levante, corte perejil, acelga, lechuguín, remolacha y verdeo. Lo lavé en la pileta y después lo llevé al mercado. En la quinta siempre hay mucho para hacer.

         DSC_6627              DSC_6661              DSC_6665

¿Te dan una mano los ingenieros de la Asociación para producir?

Si, Hernán Cottura me ayuda muchísimo. Viene y me asesora, siempre está viendo la quinta. Me dice “hace menos pero producí más” y tiene razón, eso estoy haciendo ahora.

Las Buenas Prácticas Agrícolas, ¿qué le parecen? ¿le han servido para producir mejor?

Sí, todo lo que sea Buenas Prácticas es importante. Por ejemplo, nos enseñan con qué hay que curar y con qué no. Además con esto nosotros cobramos un incentivo cada fin de año, tengo el trámite y eso ayuda mucho.

La zona productiva de Río Primero, ¿cómo la ve?

En Río Primero se produce mucha verdura porque el agua está cerca, agua linda, limpia. De acá va muchísima verdura al mercado por el tema del agua y las tierras.

¿Qué cosas se necesitan para ser un productor hortícola? Si le tuviera que dar un consejo a un productor que recién está empezando, ¿cuál sería?

Con la difícil situación económica que estamos teniendo, mi consejo sería tener un campo propio, no alquilar. También hay que tener mucha vocación, empeño, que salga de uno mismo. Nada más que eso, ganas de trabajar y tener un campo, eso es lo ideal.

¿Tiene vacaciones?

Quiero tener vacaciones para ir a Bolivia un par de días pero va a ser imposible por el tema económico. Puro laburo. Hay que trabajar hasta morir, siempre digo yo (risas)

Pero también hay que descansar un poco

Sí, yo descanso. Si hay una fiestita voy. Los asaditos siempre, infalible. No tendré para salir pero si para comer. Así es la vida del quintero, feliz. No tendré plata, pero soy feliz.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone